Escríbelo tú mism@

Author

Categories

Share

Si se hubiera llegado a imaginar que acabaría así, quizás no habría respondido aquella carta; o quizás sí…

Quién lo diría?: Una carta con su sobre, su sello, su remitente; y sus letras imperfectas, escritas a mano, con esa línea que va cayendo de izquierda a derecha del folio. Sin dudas un objeto museable en estos días que vivimos tanta instantaneidad y tanto emoticono.

En fin, que como todo lo inesperado aquella carta provocó una curiosidad que pasaría de inocencia a maldad, con todas la paradas sentimentales pertinentes.

Lo mejor de esta historia es que parece haber terminado y estar lista para ser contada, pero no es cierto, ni ellos mismos saben lo que ocurre. Ni lo que les conviene…no saben que hacer, porque esta historia…esta viva.

«Nunca debió responder aquella carta»

3 Comentarios

Comments are closed.

Author

Share

Artículo anteriorUn coloso se hace añicos
Artículo siguienteAdiós a la máquina alemana