Escríbelo tu mism@/Tercera entrega

Author

Categories

Share

Esta historia avanza según la vida misma, y según nosotras pero recuerda que al terminar de leer puedes decidir qué ocurre en la trama y enviarlo a nuestro email. No tienes que hacer una parrafada, con una idea basta, y si quieres autoría pues genial. Déjanos tu nombre en el mismo email y ya lo decimos por aqui. Ya lo sabes Escríbelo tu mism@

La segunda entrega de esta historia terminaba así:

Y efectivamente se hizo realidad el viejo pretexto de: “mi perro se comió mis deberes”.

Aquel angelito peludo se merendaba la carta con un gusto indescriptible. Quedaban trozos sueltos, el pedazo del sobre donde venía el nombre del remitente, quedaban trozos con una fecha, una firma, un párrafo al parecer inicial; y una despedida que terminaba diciendo: “Todavía estás en mi”. Escríbelo tú mism@

Y así continua:

“¡Noooo!” El grito de Clara estremeció los cimientos del edificio. La lámpara comenzó a dar vueltas como un carrusel y el perro salió disparado a esconderse debajo de la cama. El rostro de la mujer, descompuesto, parecía un tomate a punto de pudrirse. Apretó los puños tan fuertemente que se hizo un para de heridas en las palmas de las manos. Llevaba siempre las uñas como garras de gavilán. “¡Maldito chucho! ¡Te voy a destripar!” Clara se lanzó al suelo como una posesa e intentó recuperar los trozos de la carta que yacían moribundos en el suelo. Las letras, desordenadas y malheridas, tenían casi todos los miembros amputados y se desangraban sin sentido. “Cinta  adhesiva, necesito cinta adhesiva para ordenar este rompecabezas. ¡Jodido chucho, te voy a llevar a la perrera!

Desesperada, Clara corrió hacia el escritorio en busca de la cinta salvadora, como un drogata que se lanza desesperado buscando su dosis diaria. Sus manos, temblorosas y húmedas se aferraron a la gaveta. Un tirón, dos, tres y la puñetera como si con ella no fuera. Tres tirones más y nada. Totalmente fuera de sí, Clara comenzó a darle patadas a la gaveta. Una, dos, tres sin resultados. De repente, un golpe como de una ventana que se abre repentinamente la sobresaltó. Se dio la vuelta y los vio levantarse del suelo como pajaritos asustados, coquetear con el viento que se había colado por la ventana abierta de par en par y, finalmente, desaparecer de la vista de Clara.

Cinta  adhesiva, necesito cinta adhesiva

«Cinta adhesiva, necesito cinta adhesiva»

Este era el colmo de la mala suerte. Al menos unos cinco o seis trozos de papel habían escapado por la ventana abierta. “¡Maldito viento!¡Me cago en todo!” La vena de su sien estaba a punto de reventar. Clara corrió hacia el agujero por donde se había escapado gran parte de la misiva y miró hacia abajo. Como vivía en una décima planta, todavía no habían tenido tiempo de aterrizar. Los pedazos que lograron escapar bajaban lentamente, como si fueran fisgoneando detrás de las cortinas de las ventanas de los vecinos. Como atraídas por un imán y movidos por una nueva racha de viento, tres de ellos se colaron por una ventana abierta en el cuarto piso. “¡Qué mala pata, por Dios! Lo que me faltaba. Han ido a meterse justo en la cocina del rarito del Cuarto B”. 

Pensar, debía pensar en un pretexto para entrar en casa del vecino y recuperar aquellos trozos díscolos que habían decidido lanzarse de esa manera por la ventana. El perro comenzó a ladrar como si adivinara las intenciones de su dueña. Tal parecía que le gritaba: “¡No! ¡Ni se te ocurra!”Ella no lo escuchaba. La necesidad de recuperar aquellas letras perdidas se convirtió en una obsesión y nada ni nadie le impedirían recuperarlas. Debía trazar una estrategia para colarse en casa del rarito y llegar hasta la cocina antes de que él advirtiera la presencia de los trozos de papel esparcidos por el suelo. La falda corta, necesitaba recuperarla del tendedero donde la había colgado hacía un par de días. Había escuchado que al tipo le gustaban las piernas bien torneadas como las de ella.

«Maldito viento, Me cago en todo»

Lo que sucede a continuación Escríbelo tu mism@

Ya sabes que puedes continuar esta historia. Envíanos tus parrafadas o sencillamente tus ideas para darle forma a esta trama. Contacta a través de info@landbactual.com. Escríbelo tu mism@

Por: Leyanes Yanes / Belkys Rodríguez

Author

Share