Menú

viernes, 7 octubre 2022

¿Qué es el método de la piedra gris?

El llamado método de la piedra gris fue mencionado por primera vez en 2012 por la psicóloga y escritora, Skylar, quien aseguró su utilidad a la hora de lidiar con psicópatas y personas narcisistas, manipuladoras y agresivas. Su funcionamiento es muy sencillo, pero a la vez profundo y esconde numerosos ámbitos de aplicación.

Este método consiste en evitar mostrar cualquier tipo de reacción emocional que pueda ser utilizada por los sujetos anteriormente mencionados, para mantener su conducta narcisista hacia nosotros.

La piedra gris elimina el refuerzo positivo que siente la persona narcisista

La principal diferencia con el “contacto cero” es que “la piedra gris” propone generar una distancia emocional, cuando la física no es del todo posible. Por ejemplo, un hijo que tiene que continuar viviendo con unos padres narcisistas hasta que sea mayor de edad y pueda gestionar su independencia. O bien un alumno que debe continuar sus estudios, pese a tener que lidiar con un profesor tóxico.

Piensa también en una persona dependiente económicamente de su pareja psicópata y con un hijo de por medio. Son casos excepcionales, situaciones en las que el “contacto cero” apenas tiene cabida, y en las que el “método de la piedra gris” puede ser una herramienta de escape eficaz y necesaria.

«¿Para qué sirve el método de la piedra gris?»

¿Cómo funciona exactamente el método de la piedra gris? Pues consiste básicamente en eso: ser como una roca. La víctima debe mostrar indiferencia ante cualquier estímulo verbal del agresor como insultos, gritos, humillaciones, etc. En términos psicológicos, la piedra gris elimina el refuerzo positivo que siente la persona narcisista o manipuladora al expresar su negatividad y atacar a otro sujeto. A la larga, lo que este método sugiere es que la persona tóxica perderá interés y buscará otro individuo al que dirigir sus ataques.

¿Qué es el método de la piedra gris? Foto: Pixabay

La piedra gris no significa consentir actitudes violentas, ni actuar pasivamente ante un agresor; simplemente funciona como un apoyo mientras preparas la huida necesaria para salir de cualquier situación tóxica, y no debe pensarse como única alternativa para lidiar con este tipo de personas. Recuerda que el “contacto cero” es por lo general la mejor solución y que el método que hoy nos ocupa es un recurso utilizado en casos extremos en los que la distancia no es posible.

Laura Pol

Coach en motivación personal. Perito judicial en Violencia de género.

Laura Pol
+ posts
Artículo anteriorLa medusa
Artículo siguienteMujeres Tech: rompiendo la brecha digital