Menú

Tuesday, 22 September 2020

Un minuto de silencio por Timple

Hace unos años encontré un perro podenco abandonado. Era un animal hermoso y noble. Le ofrecí un poco de comida y se acercó tímidamente a oler mi mano. Con paciencia y cariño me gané su confianza y pude llevarlo a la perrera municipal. Afortunadamente el animal tenía microchip y fue devuelto a su dueño. Se dice de esta raza que tiene un olfato prodigioso, que es inquieta, resistente, noble y se adapta muy bien a la caza. Verlos correr con elegancia es como contemplar la libertad mientras va desplegando sus alas.

“en España cada cinco minutos se abandona a un perro”

Así era Timple, un perro que solían ver por sus calles los vecinos de Tahíche y Costa Teguise (Lanzarote). Andaba libre por los rincones de esa isla, igual que el viento que azota tantas veces los tejados y los mares de lava. Su vida tuvo un final muy triste. Su libertad fue truncada de una manera brutal. Todavía tengo ese nudo en el estómago que provocan la rabia y el dolor. Necesito despojarme de ambos para no escribir un artículo que destile odio hacia los desalmados que torturaron y asesinaron a una criatura indefensa que, aunque miraba desde lejos con recelo a los humanos, jamás le hizo daño a nadie.

Un minuto de silencio por Timple. Foto: Canarias 7

Desde que era una niña veía a mi padre alimentando perros callejeros. A algunos de ellos los acogimos en casa y nos alegraron los días con su lealtad y su cariño. Aprendí que ellos, como nosotros, sufren cuando se les maltrata o abandona, y se alegran cuando se les trata con respeto y amabilidad. Cada vez que acaricio a mis perros, ambos recogidos de la calle hace unos años, la ternura fluye en mis sentidos, y la bondad que habita en su mirada me convierte en mejor persona.

Lo que me transmitió mi padre se lo he enseñado a mi hijo. Juntos hemos hecho voluntariado en refugios para animales abandonados y hemos acogido en nuestra casa a los dos perros que hoy nos acompañan. De eso se trata, de educar a nuestros hijos en el respeto y la empatía hacia los más vulnerables, sean personas o animales.  

Un minuto de silencio por Timple. Foto: La voz de Lanzarote

Leyendo recientemente un artículo publicado por la web de rtve, me daba cuenta del alto índice de abandono de mascotas en los últimos meses. Aunque se repite el dato de otros años, no deja de sorprenderme y entristecerme: en España cada cinco minutos se abandona a un perro. Según datos ofrecidos por las protectoras, son casi 300 al día. Estas entidades que los acogen se autofinancian y ahora mismo se ven sin recursos y colapsadas.

Otro artículo publicado en junio por El Confidencial comentaba que, con la aparición del coronavirus y la llegada del confinamiento, muchas personas decidieron adoptar una mascota para tener una razón para salir a la calle. En las primeras semanas del estado de alarma muchos refugios se quedaron vacíos, sin embargo la situación actual ha cambiado y las protectoras vuelven a recibir una avalancha de animales abandonados en las calles o entregados directamente por sus dueños.

“educar a nuestros hijos en el respeto y la empatía hacia los más vulnerables, sean personas o animales”

Abandono y maltrato, historias que se repiten y que ponen en tela de juicio a la llamada ‘sociedad civilizada’. Por suerte está la otra cara de la moneda: ciudadanos que se unen para protestar contra las violaciones de los derechos de los animales y organizaciones que piden el endurecimiento de las penas por maltrato.

La sensación de impunidad cuando alguien comete un acto execrable como el asesinato de Timple, moviliza cada vez más a una parte importante de la sociedad que exige respeto y leyes que realmente protejan, garanticen el bienestar y la tenencia responsable de animales. En manos del sector público queda poner en práctica políticas de protección animal verdaderamente efectivas. En manos de la sociedad está la educación de los niños y niñas en el respeto hacia la naturaleza y todas sus criaturas. Porque, como decía Gandhi, la grandeza de una nación se puede medir por la manera en que trata a sus animales.

Un minuto de silencio por Timple

Hace unos días, mientras caminaba rumbo a la sede del Gobierno de Canarias, para participar en una protesta pacífica organizada por FAUDA y otras asociaciones que defienden los derechos de los animales, intenté desterrar la rabia y el dolor. En mi imaginación fui desatando las patas de Timple y lo despojé de la cinta que amordazaba su hocico. Asustado, corrió a refugiarse detrás de unos matorrales. Desde allí olfateó el viento y me observó receloso. En sus ojos pude ver la misma nobleza que he visto siempre en la mirada de todos los perros que me han acompañado a lo largo de mi vida. Lo vi alejarse, con la cola y las orejas alzadas, la cabeza erguida mientras la tarde iba languideciendo ensimismada en un mar de lava.  

Si te interesan los artículos sobre animales, pincha en este enlace: https://www.landbactual.com/corin-una-husky-de-campeonato/

Fotos: Planeta canario/El día/La mar de onuba/Crónicas de Lanzarote/Change.org/Canarias 7/La voz de Lanzarote

+ Artículos

2 COMMENTS

  1. Noelia Pacheco Castro

    Que bonito final para una triste historia. Sigo sin comprender cómo la maldad humana puede llegar tan lejos, aunque lo veamos cada día. Descanse en paz Timple.

    • Muchas gracias, Noelia. Nosotras tampoco lo entendemos 🙁 Un abrazo grande.

Comments are closed.

Lo más leido

Zuleima Falcón, del judo al cielo

Zuleima Falcón entró en contacto con el judo a los 6 años. Esta joven deportista grancanaria asegura que fue gracias...

Jorge Hernández: Compromiso e igualdad en el judo

El judo suele pasar desapercibido en los medios de comunicación. A pesar de ser uno de los deportes más practicados...

Y construyó su mundo libre

Entre la arquitectura técnica y la cerámica el tiempo no le alcanza a Claudia Diaz. Mientras comparte con nosotras su experiencia creativa, vamos entendiendo...

Roller Derby: rompiendo estereotipos en el deporte

Que los estereotipos son el pan nuestro de cada día lo sabemos. En algunos ámbitos como el deportivo se ven aún más. Según el...

¿Micro?GRANDES Machismos

Solo en las primeras horas de la mañana, incluso de la madrugada, pequeños gestos hacen la diferencia. Porque si durante la noche el bebé...

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

Home Es Actual Un minuto de silencio por Timple