Menú

viernes, 7 octubre 2022

Enredadas en los sures del mundo

He tropezado con una ‘juntanza’ de letras, y voces y sures. He llegado a ella después de una lectura con acentos diversos que recuerdan a las raíces de las tierras al sur del planeta. Poéticas corporales, entre la carne y el mundo es la más reciente publicación de la Editorial Independiente Red de Escritoras de Caldas. Quise conocerlas y así he llegado a un sitio sororo, justo, igualitario e independiente.

Johana Patiño, poeta y creadora de este proyecto compartió con @lybactual la cronología de esta experiencia.

“La Red de Escritoras de Caldas es una ‘juntanza’ que nació en plena pandemia, en el año 2020. Es el resultado de dos procesos. El primer proceso es mi tesis doctoral sobre el feminicidio acá en la ciudad de Manizales, Colombia». El segundo fue el Encuentro Departamental de escritoras de Caldas que también se celebró en el año 2020. La poeta colombiana Gloria María Medina y Jhoana Patiño, también poeta y editora colombiana se propusieron generar un espacio colectivo para las mujeres de la región, en el Departamento de Caldas.

La ciudad de Manizales es la capital de este departamento dividido en 27 municipios allí nació este espacio de reconocimiento, distribución y divulgación creativa.

La tesis doctoral de Johana Patiño: Sentidos y acción colectiva de mujeres diversas contra el feminicidio fue una investigación activista-feminista para optar al título de Doctora en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud. «Varias colectivas y organizaciones de mujeres de la ciudad de Manizales participaron en esta investigación participativa donde nos interesaba comprender ¿por qué el feminicidio en la ciudad era posible? y cómo las mujeres nos estamos organizando para defender nuestras vidas, evitar y transformar esta realidad”.

La investigación que surgió de un interés académico comprobó las carencias comunes, los miedos, y aspiraciones de las mujeres que participaron en la muestra y que representaron a las comunidades abordadas. Fue así que las hipótesis y las variables de una investigación trascendieron a una Red de Escritoras, diversa y rica como ellas. Hermosa y colorida como el sur del mundo.

“Identificamos con las mujeres que participaron que una de las mayores necesidades era encontrar espacios, tener ‘juntanzas’ en las cuales poder desplegar nuestra capacidad de pensamiento, voz y acción propia. La capacidad de comunicar la manera en que nosotras sentimos, vemos y actuamos en el mundo. Encontramos que había muchas mujeres que en su intimidad gustaban de escribir y de interactuar con las escrituras como una forma de subjetivación. Pero no lograban desplegarla del todo porque se sentían sin respaldo, sin espacios donde poner a circular esos escritos. Sentían que su palabra pues no era valedera, y que pocas personas se iban a interesar en esos procesos que ellas estaban realizando”.

Johana Patiño. Poeta y editora. Coordinadora de la Red de Escritoras de Caldas
Johana Patiño. Poeta y editora. Coordinadora de la Red de Escritoras de Caldas

La edición y publicación de la obra literaria de mujeres en el territorio de Caldas completa este proyecto de inclusión con la Editorial Independiente Red de Escritoras de Caldas. Rápidamente entendieron a los sures del mundo como a “todos los territorios que por causa del capitalismo neoliberal y del colonialismo están empobrecidos, y se encuentran en niveles crecientes de desigualdad. Y donde se afectan de manera sistemática la vida de las mujeres en todos sus ámbitos”.

“Entendemos que en Estados Unidos por ejemplo o en los países europeos también hay sures entonces eso nos abre un panorama global y nos permite interactuar con compañeras que tienen sentipensares particulares e historias situadas más allá de nuestras pequeñas fronteras nacionales”.

“La hemos ido configurando de a poco. Es un proceso autoconvocado y autogestado que no cuenta con ningún respaldo de entidades oficiales del gobierno local, ni nacional. No estamos configurados formalmente bajo los principios o los criterios que el estado colombiano tiene para designar o para legitimar las organizaciones sociales, o las ONGs.

Nosotras decidimos ser una ‘juntanza’ de mujeres escritoras con distintas trayectorias escriturales en nuestra red. Participan mujeres que están explorando las Escrituras por primera vez pero también hay mujeres que ya tienen una trayectoria consolidada, que tienen 20 o 30 años escribiendo y publicando. Todo esto nos permite hacer un proceso intergeneracional de colectivización de los saberes y de las prácticas escriturales de las mujeres”.

El Proyecto Red de Escritoras de Caldas explora la diversidad como riqueza principal y como motivación. Las escritoras experimentan la literatura desde sitios y culturas diversas, desde distintas maneras de habitar el mundo; tal y como comenta Johana Patiño. “No ha sido fácil porque hay mujeres del sector rural, mujeres del sector urbano, mujeres que tienen 22 años y otras que tienen 70. Participan mujeres que han tenido la oportunidad de acceder a la educación escolar hasta altos niveles de profesionalización; y otras que escasamente han alcanzado los niveles básicos de la educación”.

Red de Escritoras de Caldas
Red de Escritoras de Caldas

Hasta el momento La Red de Escritoras de Caldas gestiona los recursos de manera autónoma con apoyos puntuales del sector privado, por ejemplo para la realización del Encuentro departamental de escritoras de Caldas que ya avanza hacia su tercera edición. Sin embargo han conseguido expandirse hacia otros procesos de autoformación aprovechando los conocimientos y experiencias literarias y de otros tipos que tienen las mujeres que integran la red.

“Nosotros ofrecemos unos talleres presenciales o virtuales para nuestras integrantes. Talleres que pretenden ayudar a cualificar en el campo escritural. Por ejemplo: asuntos de técnicas, de métodos, de géneros literarios. Y asuntos relacionados con nuestra condición humana, con nuestra capacidad de agenciamiento político y cultural en nuestras familias, y en nuestras comunidades”.

La Red de escritoras de Caldas se expresa también a través del acompañamiento y la formación de niñas, jóvenes y mujeres adultas sobre temas fundamentales como la violencia de género y sus impactos en las vidas de las mujeres y de la sociedad. “A través de estos talleres que hacemos en los territorios nosotras trabajamos una literatura con enfoque de género para prevenir todo el tema de las violencias”.

“También intentamos participar en diferentes escenarios culturales y políticos del territorio donde se toman decisiones en la política pública de cultura, porque consideramos que es muy importante que la voz de las mujeres puedan estar en esos escenarios”.

El sur habla

“Hacemos las convocatorias a través de las redes sociales, y las ponemos a circular a través de los grupos de WhatsApp en los que todas nosotras estamos. Generalmente son grupos relacionados con la cultura y la escritura y en los cuales hay mujeres de muchos territorios. Nos han funcionado muy bien, entonces básicamente es un voz a voz amplificado a través de los recursos y las tecnologías que tenemos actualmente a la mano”.

“Generalmente hacemos una convocatoria anual amplia, para que las mujeres de los sures del mundo participen y eso nos ha permitido que en estos dos años de trabajo, ya hayamos logrado editar y publicar cinco libros en los cuales han participado más de 125 mujeres de 20 países».

Mujeres de carne y hueso
Mujeres de carne y hueso

Mujeres sin molde 2020 “Con este libro quisimos reivindicar que no hay una sola forma de ser mujer que existen muchas maneras de hacernos mujeres y de relacionarnos con el mundo”.

Poéticas desde los sures femeninos “Es un libro que pretende despatriarcalizar la poesía que es uno de los géneros literarios que más ha estado sesgado por el patriarcado, y en el cual se ha ceñido a la mujer como en el de musa e inspiradora… es un libro muy bello que en lo personal me ha gustado bastante porque logró una amplia convocatoria. Participaron 65 mujeres que fue mucho más de lo que nosotras esperábamos alcanzar y realmente hay un tejido de voces muy potente. Esas páginas logran acoger y logran un poco sacudir ese mundo patriarcal de la poesía que está presente en todos estos territorios”.

Mujeres de carne y hueso “Sus páginas reconocen que las mujeres nos hacemos cotidianamente a través de nuestras prácticas, de nuestras relaciones. Que las mujeres aportamos de manera decidida a la construcción de la sociedad desde nuestro trabajo de cuidado en las familias, hasta nuestro trabajo científico en las grandes empresas del mundo”.

Poéticas corporales. Entre la carne y el mundo. “Es otro libro muy reciente en el que se recogen versos y prosas para mostrar cómo las mujeres le estamos disputando al patriarcado, al colonialismo, al racismo y al clasismo; la autoridad, la autonomía y la vivencia de nuestros cuerpos. Nosotros en el libro tratamos de hacer una subversión lingüística acudiendo a esa idea de Gloria Anzaldúa, una gran escritora nuestra de los sures del mundo. Es una feminista chicana que nos ha mostrado que lo lingüístico también es político. Que las formas como se escriben y se nombran las cosas importa. Por eso nosotros hablamos de cuerpAs tratando de mostrar que hay muchas maneras de vivir en esta carne y en este hueso; más allá de lo que el lenguaje patriarcal colonial y racista ha querido imponernos».

Poéticas desde los sures femeninos
Poéticas desde los sures femeninos

Juntanzas, Corazones y narrativas colectivas antipatriarcales en Manizales “Este libro recoge la experiencia de 8 organizaciones de mujeres de acá de la ciudad de Manizales. Forma parte de esa tesis doctoral que al inicio te conté. Esas mujeres participantes de ese proceso investigativo escribieron con sus propias palabras porque se organizaron qué fue lo que las llevó a organizarse, qué es lo que las moviliza”.

Johana Patiño se refiere a los resultados de esta editorial como un trabajo que se hace de manera sorora y consciente de la brechas económicas y las desigualdades que sufren los sures el mundo. “Esta editorial nuestra, no pretende lucrar porque sabemos que una de las grandes barreras que genera el neoliberalismo es que impide el acceso a la cultura y al conocimiento de grandes grupos poblacionales porque todo hay que pagarlo a través del dinero”.

La Red de Escritoras de Caldas, produce, edita y distribuye los ejemplares que consigue imprimir en formato de papel. Las tiradas son de 300 a 400 que distribuyen en bibliotecas, casas de cultura, escuelas, talleres de formación u otras organizaciones comunitarias. El formato digital es completamente abierto y gratuito a través de ediciones digitales que hacen circular en las redes sociales y grupos de whatsApp donde están conectadas.

La rebelión lingüística

La Red de Escritoras de Caldas es también una rebelión lingüística. Es un parón ante las reglas de dominación que también se expresan a través de las convenciones del castellano. Ha sido una constante en cada una de sus publicaciones porque forma parte de su filosofía.

“Realmente lo que estamos tratando de hacer en esa subversión lingüística es reconocer que a través de ese proceso colonial que hemos sufrido en los territorios, especialmente los sures del mundo lo que se ha hecho también es la imposición de una sola forma de lenguaje. Ha habido una negación sistemática de la pluralidad de lenguas».

Johana Patiño se refiere a la configuración que hacen del mundo las palabras, su repercusión y su importancia. Negarse a una única forma de utilizar el lenguaje es perderse demasiado en el camino. «Es mucho lo que se cercena de una cultura, de una comunidad, de una persona. Por ejemplo la Real Academia de la Lengua Española es una institución de carácter colonial que impuso unas reglas lingüísticas que se trasladaron a lo político a lo cultural y a lo económico. La Real Academia de la Lengua dice que la palabra juntanza se escribe con S de manera correcta pero en los feminismos de los sures o en los feminismos contrahegemónicos consideramos que la Z en la palabra juntanza es una subversión lingüística».

«Significa que quiere mostrar la pluralidad de expresiones y pugnarle a la Real Academia de la Lengua Española ese lugar de autoridad que ella misma se impuso y que ha cercenado gran parte de lo que somos lingüísticamente hablando como culturas. En los feminismos contrahegemónicos de los sures globales nosotras escribimos la palabra juntanza con Z con pleno conocimiento de lo que estamos haciendo y hacemos pedagogía de lo que significa escribir con Z esa palabra. En el libro Juntanzas, corazones y narrativas antipatriarcales en Manizales que te acabo de comentar tratamos de desarrollar un poco este concepto y decir por qué escribimos ‘juntanza’ con Z y eso qué significa» .

Poéticas corporales
Poéticas corporales

La Red de escritoras de Caldas se ha propuesto flexibilizar las barreras lingüísticas y prestar atención a las reglas que secuestran al castellano e ignoran la diversidad de sus pueblos.

“El español (castellano) lo percibimos como un lenguaje perfecto. Se nos olvida de dónde viene y cómo llegó a nosotros y qué tuvo que pasar para que hoy el español sea nuestra lengua madre. Pero a nosotros se nos olvida que en la cotidianidad estamos atravesados por todas las lenguas indígenas y por el lenguaje africano. Tenemos las raíces, por ejemplo del lenguaje y la cultura Yoruba y tenemos todas las raíces de todas las lenguas que estaban presentes antes de la llegada de los colonizadores, por eso esa subversión lingüística no es sólo un capricho de carácter ideológico, filosofico, estético«.

Lo cierto es que no existen motivos reales para que seamos lo que otro decide que seamos. El sur lo sabe, y el norte también. Lo sabe la Red de Escritoras de Caldas y las mujeres que comparten sus letras desde los sures del mundo.

«Es por eso que nosotras creemos que si no volvemos consciente, reflexiva y creativamente sobre nuestras raíces lingüísticas es muy difícil también decolonizar la forma en que pensamos sobre nosotras como mujeres y sobre el mundo”.

Imágenes utiizadas. Cortesía de Johana Patiño. 

+ posts

Mujer, cubana y periodista. En ese orden está bien. Licenciada en Comunicación Social por la Universidad de La Habana. Realizadora de audiovisuales con experiencia en Televisión. No concibo contar historias sin imágenes, así vivo, en imagen y sonido.
Emigrar hacia España, concretamente hacia Gran Canaria, ha sido un punto y aparte en mi vida profesional y personal. La experiencia vital que representa “volver a comenzar” ha reorganizado mis expectativas y mi manera de entender al periodismo. L&B Actual es un resumen de todo aquello que aprendí; y de mi constante curiosidad por el mundo en el que vivo. Este viaje es fascinante y a estas alturas yo podría ser de cualquier sitio.

Artículo anteriorVelouté

Lo más leido

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

[wonderplugin_cond deviceexclude="iPhone,iPad"]

 



[/wonderplugin_cond]

InicioPalabra de mujerEnredadas en los sures del mundo