Menú

jueves, 23 septiembre 2021

Historias extraordinarias

¿Dónde nacen las historias extraordinarias?. Entendiéndose por nacer, el más simbólico de los significados. 

Nacer: Empujar, abrirse paso, empujar, sufrir, empujar, sacar la cabeza, volver a empujar, liberar el cuerpo, respirar, llorar, gritar, luchar.

Las historias extraordinarias comienzan en ese punto en el que imaginamos otra realidad porque la que tenemos no nos alcanza. Es como aquello de que “si piensas mucho en algo que quieres terminas consiguiéndolo”, por una especie de atracción energética y poderes ocultos. Lo que ocurre, creo yo, es que si piensas mucho en algo que quieres conseguir, irremediablemente encuentras el camino hacia ello. Y pasas de pensar mucho a hacer mucho.

La historia de la humanidad está repleta de nombres y de causas, casi siempre atravesadas por las desigualdades y los silencios; pero la actualidad también. Están ahí, redimensionándola, volviéndola trascendente. Esos nombres son los personajes reales de las historias extraordinarias que te obligan a detenerte un momento y pensar.

«La fuerza, el poder y el coraje nacieron»

Malala Yousafzai tiene 23 años, nació en Mingora, Pakistán. Su historia extraordinaria ha recorrido el mundo desde que sobreviviera a una bala talibana en el año 2012. En 2014, se convirtió en la persona más joven en recibir el Premio Nobel de la Paz y hoy es una joven recién graduada de la Universidad de Oxford. Ha completado una Licenciatura en Filosofía, Política y Economía que bien pudiera ser una de las metas más difíciles de alcanzar con 23 años. 

Pero no es cierto, lo más difícil lo enfrentó antes. En la realidad que no quería Malala, los talibanes atacaban las escuelas de las niñas en el Valle Swat, en su tierra. En esta dinámica de destrucción perdían todos, perdía ella su derecho a educarse. 

«¿Cómo se atreven los talibanes a quitarme el derecho básico a la educación?», se preguntaba Malala Yousafzai, durante un discurso en Peshawar, Pakistán, en septiembre de 2008. Era entonces una de las activistas más jóvenes de la historia, tenía 11 años.

El año 2009 fue fundamental para el activismo de Gul Makai, seudónimo que utilizó para escribir en un blog para la BBC donde relataba la experiencia de vivir bajo las amenazas talibanas, su experiencia.

«SÁBADO 3 DE ENERO: TENGO MIEDO»

«Tuve un sueño terrible ayer con helicópteros militares y el Taleban. He tenido tales sueños desde el lanzamiento de la operación militar en Swat. Mi madre me hizo el desayuno y me fui a la escuela. Tenía miedo de ir a la escuela porque los talibanes habían emitido un edicto que prohibía a todas las niñas asistir a las escuelas».

«De camino de la escuela a casa escuché a un hombre decir «te mataré». Aceleré mi ritmo y después de un tiempo miré hacia atrás si el hombre todavía venía detrás de mí. Pero para mi alivio total, estaba hablando por su móvil y debe haber estado amenazando a alguien más por teléfono».

«¿Cómo se atreven los talibanes a quitarme el derecho básico a la educación?»

A través de la plataforma pública reivindicó el derecho de niñas y mujeres a la educación. Malala tenía el apoyo de su familia, para entonces confiaban en que nadie haría daño a una niña a pesar de las amenazas. Pero no fue así. El 9 de octubre de 2012, un hombre adulto, armado y enmascarado le disparó a la cabeza.

Dos compañeras, dos niñas más resultaron heridas y Malala Yousafzai, de 15 años, terminó en estado crítico; y atendiéndose en Reino Unido. En el año 2013 comenzó a asistir a la escuela en Birmingham, después de recibir apoyo desde todos los sitios del mundo.

Al hablar sobre su experiencia en las Naciones Unidas, en el año 2013, decía: «Nada cambió en mi vida, excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza murieron. La fuerza, el poder y el coraje nacieron».

Tomado de United Nations. Canal Youtube

El salto rebelde 

La veo en una imagen casi antigua, porosa y descolorida del año 1994. Demoraba en salir al podio. Contenía la impotencia, rebelándose como «su salto». La francesa Surya Bonaly, patinadora artística sobre hielo, se negaba a recibir la medalla de plata. El voto de desempate determinó que la japonesa Yuka Sato, tenía más gracia y elegancia.

Y es que los estereotipos son ajenos a la verdad. En esta historia extraordinaria la protagonista es una joven de occidente, negra y adoptada. Surya Bonaly, quien había demostrado un talento innato para los deportes. Practicó esgrima, ballet, gimnasia, salto desde el trampolín. Con 12 años fue campeona mundial en tumbling, una disciplina gimnásticaPero el patinaje artístico sobre hielo resultó ser su pasión.

Tomado de 3Axel1996 Canal Youtube

A principios de los años 90′ del siglo XX, Bonaly topó de frente con las reglas rigurosas de un deporte como el patinaje artístico sobre hielo. 

Demasiado musculada, demasiado potente, demasiado rebelde, y para muchos demasiado negra porque el factor racismo nunca ha estado fuera de la ecuación. Para ser rigurosos sus ejecuciones no se correspondían con las reglas pero a pesar de ello su carrera Amateur fue brillante. Era imposible no premiar su talento y su dedicación. Bonaly vivió el patinaje artístico apegada a su propio concepto. La fuerza, la espectacularidad de poner el cuerpo al límite. 

Bonaly se negaba a usar medias, escogía temas musicales del pop, realizaba saltos prohibidos; y terminó desafiando al orden establecido. Era un escenario de apariencias rotas que resultaron más importantes que sus habilidades y su esfuerzo, pero otros dirían que no se vale cambiar, que todo se quede como está.

«Demasiado musculada, demasiado potente, demasiado rebeldE»

La patinadora francesa se propuso reescribir los códigos y arriesgar con el conocido back flip o salto hacia atrás durante una de sus competiciones más polémicas. La medalla estaba perdida aquella vez pero su nombre quedó impreso para siempre. Tres hombres han conseguido realizarlo terminando el movimiento con los dos pies a la vez. Es sumamente riesgoso, y estaba prohibido en las competiciones oficiales. Surya Bonaly, ha sido la única capaz de aterrizar en una voltereta hacia atrás y terminarla sobre una sola cuchilla, sobre un solo pie. La francesa fue consagrada en la historia del deporte por esta innovación técnica.

Netflix Youtube

Esta historia extraordinaria es de coraje, no de medallas o de ejercicios perfectos. Bonaly no lo ha sido, únicamente porque no se limitó a cumplir con las reglas. Es que lo diferente asusta. 

En esta historia extraordinaria una mujer no se ha conformado con una baja puntuación, con un segundo o un quinto lugar. No se conformó con perder en las Olimpiadas. Decidió ganar a los estereotipos. Freeda Videos. Facebook 

Ganadora del Campeonato del Mundo Junior en 1991

Subcampeona Campeonato Mundial de Patinaje Artístico sobre Hielo (1993–1995) (En tres ocasiones)

Campeona europea (1991–1995) (En cinco ocasiones)

Ganadora del Campeonato Nacional de Francia (1989–1997) (En nueve ocasiones)

Surya Bonaly, comparte su historia extraodinaria, en las comunidades negras, y con niñas que como ella aman el patinaje artístico. Les habla de miedos, de la frustración que puede representar ser diferente. «…no esperes una medalla para que tu vida cambie…intenta ser buena persona, buena atleta, o buena estudiante sin intentar conseguir una medalla». Para Surya Bonaly lo importante es darlo todo en el intento, el ciento por ciento, y más.

«Tengo 99 problemas…»

Maysoon Zayid es escritora, actriz y comediante. «Tengo parálisis cerebral. Tiemblo todo el tiempo», afirma durante una charla muy conocida y divulgada (TED Conferences. 2014). Es una norteamericana con ascendencia palestina. En su realidad inconforme imaginó que podría con todo porque sus padres insistían en ello todo el tiempo, y ella lo creyó. Maysoon Zayid camina, baila, actúa, y ha compartido su fuerza a través de talleres para niños discapacitados y huérfanos en campos de refugiados. 

«…no estoy ebria, pero sí el médico que me trajo al mundo…cortó a mi mamá seis veces, en seis direcciones diferentes, asfixiando a la pobre de mi en el proceso, como resultado tengo parálisis cerebral, por eso tiemblo todo el tiempo…Es agotador, soy como una mezcla de Shakira y Muhammad Alí».

Entre risas y desafíos, Maysoon Zayid, es una importante activista comprometida con los derechos de las personas discapacitadas. Es reconocida como la primera monologuista del mundo árabe, y es co-fundadora del primer Festival de Cómicos Arabe – Americanos. Durante su intervención en TED Conferences, se refirió a las personas discapacitadas como «la minoría más grande del mundo, y los más subrepresentados en el mundo del entretenimiento». En una entrevista concedida a ABC.es aseguró que ganaría un Oscar...»Si yo puedo, ustedes también pueden».

Tomado de LikeForum. Canal de Youtube

En la trama de esta historia extraordinaria Zayid destroza las barreras, se ríe de la desgracia, comparte sus beneficios económicos. A través del humor se abre paso entre las desigualdades, los prejuicios étnicos y religiosos; y el patriarcado.

«Además le digo: tengo 99 problemas, y la P.C. (parálisis cerebral) es solo uno de ellos. De existir una olimpiada de la opresión yo ganaría la medalla de oro. Soy palestina, musulmana, mujer, discapacitada, y vivo en Nueva Jersey».

No sé dónde nacen estas historias extraordinarias, brotan de todos los sitios. Pero las tramas no son tan diferentes. Las inspiran la realidad absurda a veces, que destroza porque sí. Estas historias no son extraordinarias porque sean virales, porque todos las conozcan. Lo son porque sus protagonistas han luchado primero por ellos, e irremediablemente por muchos otros como ellos.

Ahora mismo me pregunto: ¿Qué ocurriría a nuestro alrededor sin historias extraordinarias?.

Fotografías: Fotos Gratis Pixabay.com

+ Artículos

Me llamo Leyanes Yanes, por inventos de mi madre y cosas de la vida. Había escogido ella el nombre para la hija que tendría desde su adolescencia y después conoció a mi padre, que casualmente tenía ese apellido. En fin, Yanes al cuadrado.

Nací en Cuba, pero soy más habanera que cubana. Después de emigrar a España en el año 2011 ya no me importa mucho de donde vengo. El mundo entero es fascinante, podría ser de cualquier sitio. Pero si no cuento que me gradué en La Universidad de La Habana no me lo perdonaría.

No concibo contar historias sin imágenes, así vivo, en imagen y sonido. Me encantan los puntos suspensivos, los animales, el “viajeteo” y soy urbanita sin dudas, pero vamos que un fin de semana en las afueras estaría bien.

Artículo anteriorLa Bernarda
Artículo siguienteUna historia Made in Japan II

Lo más leido

Evelyn Rodríguez: la primera empresaria latina en Islandia

Evelyn Rodríguez lleva en su ADN la alegría y la música caribeñas. Aunque un día hizo la maleta y cambió de latitud, sus raíces...

Zuleima Falcón, del judo al cielo

Zuleima Falcón entró en contacto con el judo a los 6 años. Esta joven deportista grancanaria asegura que fue gracias...

El universo ilustrado de Carolina Bonino

Carolina Bonino es viñetista y humorista gráfica. Y aunque estudió Derecho y Modelismo de Indumentaria, dibujar -aquel tic como ella misma lo llama, que...

Alexis Ravelo: «Nada me inspira tanto como la impunidad»

Conocí a Alexis Ravelo en el año 2009, en el taller literario Factoría de Ficciones que impartía en la Biblioteca Pública del Estado, en...

Frida Guerrera: «El feminicidio es una emergencia nacional»

Se llama Verónica Villalvazo, pero todos las conocen como Frida Guerrera. Es comunicadora y activista contra la violencia machista. Vive y trabaja en México,...

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

Inicio Es Actual Historias extraordinarias