Menú

martes, 28 septiembre 2021

Pasos a seguir para ver el arcoíris

“Mima Lazo” vivía en un mundo de un solo color. Claro que conocía todos los colores y los miraba atentamente pero, no los veía. Mima Lazo solo veía uno, no me pregunten cuál porque no lo sé. Así fue hasta que algo ocurrió a su alrededor: un compañero motivador e incansable, unos hijos que ayudar en sus deberes escolares; y el inglés (Lengua Inglesa) atragantado a los cuarenta la llevaron hacia aquella clase de idiomas, nivel básico.

Y la cabeza se le hacía aguas a la mujer porque para el año 2009 el trabajo, la casa, los niños y la familia toda eran su mundo.

“El estudio le da a uno capacidad de análisis y de cuestionar. Yo veía el mundo antes como me lo daban las noticias, nunca preguntaba el por qué de las cosas”. Lisette Lazo (“Mima”) lo describe así para referirse a una metáfora que utilizara alguna vez. “Antes yo veía el mundo y las cosas tan simples, pero el estudio me ha abierto los ojos, es como ver un solo color y de pronto un arcoíris”. Luego explica a L&B Actual: “comentaba una noticia y era solo eso: “qué lindo”, “qué grande” “qué pequeño”. Desde que empecé a estudiar he aprendido a cuestionar la realidad que me rodea y siempre pregunto ¿por qué?. Ahora el mundo para mí, literalmente, tiene muchos colores. Hoy oigo una noticia y lo primero que me viene a la mente es: ¿cuál es la fuente?, ¿quién lo dijo?. Creo que algunos llaman a eso pensamiento crítico. El estudio me ayudó a desarrollar eso.”

Para el año 2013 Lisette Lazo se graduó con un Associate Degree. Digamos que fue el primer paso para lo que vendría después. A la cubana, emigrante en Estados Unidos y cuarentona ya, la admitieron en la Universidad de Washington para estudiar una Licenciatura en Antropología. Tres años después ya se trataba de una doble Licenciatura en Antropología y Literatura.

«…es como ver un solo color y de pronto un arcoíris»

Lisette Lazo se graduaba con honores, para entonces ya había empezado a ver un arcoíris. Así, de inglés básico a Antropología y Literatura; ¿cómo se motiva alguien para florecer de esa manera?. “La verdad que una de las cosas que más me motivó fue el ejemplo de mi esposo. Él había empezado a estudiar dos o tres años antes, a los cuarenta, y también empezó por inglés básico y ya estaba avanzando en el segundo año de licenciatura. En la actualidad, mi esposo ha concluido dos licenciaturas, dos másteres y está concluyendo un doctorado. En la casa siempre había, y hay un espíritu de estudio. También la idea de ayudar a nuestros hijos en tareas y de ser ejemplo para ellos, me motivó a tratar de estudiar. Después, ya era una competencia cariñosa en casa a ver quién sacaba mejores notas, los muchachos, mi esposo o yo. Gané la competencia en varias ocasiones”.

Mientras ganaba competencias cariñosas en casa “Mima” se preguntaba qué podría hacer. El arcoíris estaba más encendido que nunca antes. Creo que buscaba nuevos colores.

“Yo trabajaba antes lavando platos en un hospital. Era un trabajo honesto y me gustaba el ambiente de mis compañeros de trabajo y amigos, pero las horas de trabajo así como el esfuerzo físico, todo eso me dejaba muerta de cansada. Después que terminé mi Licenciatura en Antropología y que seguí estudiando la Maestría, se me abrieron oportunidades de trabajo en distritos escolares. Esas oportunidades me proveyeron con un trabajo satisfactorio. Hoy soy educadora de niños que no saben hablar inglés e intentan insertarse en la sociedad norteamericana”. Como un círculo perfecto, la cubana Lisette Lazo, regresa al punto de partida para aportar, no se me ocurre mejor recompensa al esfuerzo. “Además de un mejor salario, creo que la oportunidad más grande que se me abrió fue poder contribuir a ayudar a emigrantes que, como yo un día, llegaron aquí sin saber inglés.”

«…trabajaba antes lavando platos en un hospital»

Lo que ocurre con experiencias como la de Lisette es que contagian al entorno. Para su familia es el punto y aparte, al final han aprendido juntos. “Por un lado, mis hijos se sienten orgullosos. Hasta mis nueras me usan de comparación y dicen: “¡si la pura empezó a estudiar a los 40, y mira por dónde va ya!”. La pura para los cubanos es la típica pureta española, ya sea hombre o mujer. Coloquialmente usado para referirse a la edad adulta. Ni tan joven, ni tan viejo. Para los cubanos ha sido durante mucho tiempo la forma de referirse “modernamente” a nuestras madres.

Lisette entiende lo que ha representado para la familia su esfuerzo y su ilusión, lo relata con humildad y yo me imagino viendo estas escenas. “Se dan situaciones cómicas en la familia. Cuando yo les llamo la atención a mi esposo o a mis hijos sobre algo, o me quejo de algo en la casa todos dicen: “oye, ¡pero esta mujer está hecha una fiera después que estudió!. Hasta mi esposo dice (bromeando), “¿Ven?, ¡Estudió y ya quiere coger el mando!”.

Pero se impone la vida real, “en realidad, el que yo creciera intelectualmente también tiene un lado práctico, ahora ayudo a mi familia en las tareas escolares además de a mis estudiantes”.

“Recibiste un 5 (máxima calificación) en todas las respuestas”, decía su esposo, el profe Lazo, en una publicación en su página de Facebook. “¡Fue un examen ejemplar y fenomenal!” decía. https://www.facebook.com/elprofeylaislabella/posts/1062706770783399?__tn__=K-R

En el año 2019 Lisette Lazo conseguía titularse en estudios de Maestría en Enseñanza y Literatura. Se me ocurre que decidirse por la enseñaaza ha sido una forma de continuar estudiando y ella dice: “En eso lleva razón. Esto de estudiar y leer es como una adicción. Uno quiere seguir estudiando. Cuando me gradué del máster hace unos meses, y después de casi 10 años de haber regresado a la escuela, sentí como un vacío. Pero en la escuela donde trabajo, también me veo en la necesidad de estudiar y aprender todos los días. Yo ayudo a jóvenes que no saben inglés. Muchas veces las tareas de otras clases de matemáticas o ciencias, ellos me las traen y yo tengo que volver a aprender ese contenido como si estuviera yo de vuelta en la secundaria para podérselo explicar a ellos».

Unos 10 años después de comenzar a estudiar inglés desde su nivel más básico, Lisette es educadora en un preuniversitario en Estados Unidos. Allí ayuda a niños emigrantes con el idioma y con la orientación en general en el sistema escolar de ese país. “Los niños y jóvenes inmigrantes enfrentan muchos retos en el sistema escolar de los Estados Unidos. Esto no es solo una problemática de aquí, en otros países ocurre lo mismo. Por un lado, esas personas tienen problemas económicos, como muchos recién llegados. Esos problemas agudizan los problemas escolares. El insertarse en una cultura nueva es todo un reto. Otras veces, en algunos lugares, estos jóvenes enfrentan discriminación y el ser relegados. Sobre todo, si sus familias tienen que vivir a la sombra de la sociedad, por falta de documentos migratorios. Sería larga la lista de los retos que enfrentan aquellos que parten de cero en el sistema escolar norteamericano o en cualquier otro”.

«…los obstáculos están en nuestras propias mentes»

Resulta que esta historia es completamente cierta, es por eso que no le faltan tropiezos, prejuicios, ni estatutos invisibles. De esos que te colocan un tope cuando eres mujer.

“Alcanzar metas y cumplir proyectos se hace más difícil cuando una es mujer. No es solo porque casi siempre tengamos más responsabilidades que los hombres en cuanto al hogar, sino también por lo que se espera de nosotras. Recuerdo que hace como cinco años, cuando estaba a punto de graduarme de licenciada en la Universidad de Washington, tuve que tomar un curso que requería que viajara y pasara tres meses en España, haciendo un trabajo investigativo. Mi esposo me apoyó y me dijo que él se encargaba del hogar durante ese tiempo, pero otros miembros de mi familia, incluso, mujeres como yo se ofendieron conmigo porque según ellas, mi deber era quedarme en casa y ser la mujer de la casa. Estos familiares me querían y me quieren, pero sus ideas de cómo debe de estar organizado el mundo, no incluían que una mamá, ama de casa, se fuera a estudiar por tres meses al extranjero y que el esposo se quedara de amo de casa. Las presiones y obstáculos para las mujeres no solo son de leyes que están hechas para un mundo masculino, sino que a veces, esos obstáculos están en nuestras propias mentes, en nuestros prejuicios”.

No conozco a Lisette Lazo personalmente, solo a través de sus letras generosas y del orgullo que siente el profe Lazo por ella.

Me he perdido matices, y el acento de Marianao (*) que derrite a su compañero de batallas. Si le conociera un día preguntaría más, y todo. Conversaría hasta que me cosiera la boca, o hasta que me confesara dónde están los colores nuevos del arcoíris.

Si vuelve la mirada hacia el año 2009, Lisette ve a otra mujer, o otra persona dice ella “más joven, insegura, temerosa, sin saber lo que le depararía el futuro y preguntándose si valdría la pena ese camino de sacrificios. Pero a aquella del 2009 la mira esta que soy ahora, en el presente del 2020…quisiera decirle a la mujer que fui, y a todas las que tengan un sueño: ¡adelante, mujer, que tú puedes! ¡dale, que va a valer la pena!»

Por: Leyanes Yanes

Fotografías: Página Facebook Carlos Lazo @elprofeylaislabella

La entrevista nace gracias a la información publicada en la página de Facebook Carlos Lazo @elprofeylaislabella

(*) Localidad habanera

www.landbactual.com / lybactual@gmail.com

+ Artículos

Me llamo Leyanes Yanes, por inventos de mi madre y cosas de la vida. Había escogido ella el nombre para la hija que tendría desde su adolescencia y después conoció a mi padre, que casualmente tenía ese apellido. En fin, Yanes al cuadrado.

Nací en Cuba, pero soy más habanera que cubana. Después de emigrar a España en el año 2011 ya no me importa mucho de donde vengo. El mundo entero es fascinante, podría ser de cualquier sitio. Pero si no cuento que me gradué en La Universidad de La Habana no me lo perdonaría.

No concibo contar historias sin imágenes, así vivo, en imagen y sonido. Me encantan los puntos suspensivos, los animales, el “viajeteo” y soy urbanita sin dudas, pero vamos que un fin de semana en las afueras estaría bien.

2 Comentarios

  1. Muy bello el sacrificio de Lissete Lazo eso es lo que demuestran las mujeres valientes y aguerridas. Ejemplo para su familia y ls humanidad.

    • Sin dudas una inspiración para todos. Una suerte para nuestra revista poder contarlo y que ustedes nos lean…Saludos

Comments are closed.

Lo más leido

Evelyn Rodríguez: la primera empresaria latina en Islandia

Evelyn Rodríguez lleva en su ADN la alegría y la música caribeñas. Aunque un día hizo la maleta y cambió de latitud, sus raíces...

Zuleima Falcón, del judo al cielo

Zuleima Falcón entró en contacto con el judo a los 6 años. Esta joven deportista grancanaria asegura que fue gracias...

El universo ilustrado de Carolina Bonino

Carolina Bonino es viñetista y humorista gráfica. Y aunque estudió Derecho y Modelismo de Indumentaria, dibujar -aquel tic como ella misma lo llama, que...

Alexis Ravelo: «Nada me inspira tanto como la impunidad»

Conocí a Alexis Ravelo en el año 2009, en el taller literario Factoría de Ficciones que impartía en la Biblioteca Pública del Estado, en...

Frida Guerrera: «El feminicidio es una emergencia nacional»

Se llama Verónica Villalvazo, pero todos las conocen como Frida Guerrera. Es comunicadora y activista contra la violencia machista. Vive y trabaja en México,...

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

Inicio Palabra de mujer Pasos a seguir para ver el arcoíris