Menú

jueves, 22 octubre 2020

El hombre que lloraba por dentro

Me lo contaron en cuanto puse un pie en un barrio de Las Palmas de Gran Canaria. Vine a vivir a San Nicolás porque desde que vi las casas me parecieron coquetas y antiguas. Todo un manjar para los fantasmas como yo. De hecho, he alquilado una habitación en una que tiene más de cien años. Pero bueno, no quiero desviarme de la historia que quiero contarles. No puedo asegurar que sea totalmente cierta, pues me la susurró el espíritu del zapatero que comparte habitáculo conmigo y el señor, además de estirado, creo que es mitómano.  

«de los cuencos vacíos de sus ojos brotaba el agua como un manantial inagotable»

Resulta que en la calle Álamo hay una casa de tres plantas en ruinas y cuentan que allí vivió un hombre que, después de enviudar, se encerró a cal y canto en su vivienda, ubicada en la segunda planta, a llorar su pérdida. Sólo salía de noche a tirar la basura y a fumarse un cigarro mientras contemplaba desde lejos el mar. Al parecer tenía la tristeza enquistada en las vísceras por culpa de las lágrimas. En vez de salir por los conductos y rodar por las mejillas, recorrían un extraño camino y terminaban bajando por el esófago, de ahí al estómago y luego se repartían por los intestinos, el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado y el resto de su anatomía interior.

El hombre que lloraba por dentro. Ángela Vicario

Uno de sus vecinos juraba que el tipo se alimentaba solo de frutos secos e infusiones. Su única compañía era un gato de tres patas que maullaba como un poseso en las noches de luna llena. La inquilina del primero escuchaba pasos siempre a partir de las once de la noche. El hombre arrastraba los pies de un modo cansino, mientras el felino se le enredaba en las piernas y le mordisqueaba los calcetines malolientes y llenos de agujeros. Nunca se oía el sonido de algún aparato de radio o televisión. En la casa había unos pocos muebles desgastados y varias estanterías repletas de libros de esoterismo.

Una noche muy fría, víspera de Navidad, la vecina del primero se dio cuenta de que las luces del árbol comenzaban a parpadear. Las ramas goteaban como si estuviera lloviendo dentro del salón y en el suelo, delante de los regalos, se había formado un gran charco. Alarmada, la mujer miró al techo y no pudo reprimir el grito. Un rostro perfectamente delineado sobre el pladur la observaba con profunda tristeza mientras que de los cuencos vacíos de sus ojos brotaba el agua como un manantial inagotable.

La boca se abría desmesuradamente dándole a las facciones un aspecto repulsivo. Sobre el suelo empapado comenzaron a caer vísceras humanas…Hago un alto aquí porque tengo las tripas revueltas y necesito un descanso. Los fantasmas somos muy sensibles y nos descomponemos fácilmente del estómago. En unos días, si mi jaqueca crónica me lo permite, les contaré el resto de la historia.

Continuará…

Si quieres leer la primera entrega de Ángela Vicario, pincha en este enlace: https://www.landbactual.com/la-verdadera-historia-de-angela-vicario/

Fotos: La Prensa Gráfica/Belkys Rodríguez

Ángela Vicario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo más leido

Zuleima Falcón, del judo al cielo

Zuleima Falcón entró en contacto con el judo a los 6 años. Esta joven deportista grancanaria asegura que fue gracias...

Jorge Hernández: Compromiso e igualdad en el judo

El judo suele pasar desapercibido en los medios de comunicación. A pesar de ser uno de los deportes más practicados...

Y construyó su mundo libre

Entre la arquitectura técnica y la cerámica el tiempo no le alcanza a Claudia Diaz. Mientras comparte con nosotras su experiencia creativa, vamos entendiendo...

Roller Derby: rompiendo estereotipos en el deporte

Que los estereotipos son el pan nuestro de cada día lo sabemos. En algunos ámbitos como el deportivo se ven aún más. Según el...

¿Micro?GRANDES Machismos

Solo en las primeras horas de la mañana, incluso de la madrugada, pequeños gestos hacen la diferencia. Porque si durante la noche el bebé...

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

Inicio Escríbelo tú El hombre que lloraba por dentro