Menú

domingo, 27 septiembre 2020

¿Qué habrá sido de María?

No recuerdo el nombre de aquella niña, en realidad un bebé de poco más de un mes de nacida. Ahora no sé bien, no sé si no recuerdo su nombre o si sencillamente no tenía nombre…en fin que le llamaremos María.

María nacía por el año 2001 en la cumbre de la Coordillera de los Cuchumatanes, Guatemala. Su familia era muy pobre, no tenía recursos para tantos hijos, muchos menos para una hija más. María compartió el vientre con un hermano gemelo que sí tuvo la opción de quedarse en casa, sólo por ser varón. A ella la dejaban allí, en la clínica donde les atendían los médicos cubanos. Su madre la regalaba al médico que la asistió en el parto, el mismo que trataba de explicarle que no era posible regalar a un bebé, y mucho menos aceptarlo de aquellas formas.

Pero estaban en universos distantes, el médico y la madre, así es que lo que ocurrió con María después de dejarla en la clínica rural, no lo sabremos nunca.

(Basado en una historia real con adaptaciones. No son reales los nombres que se mencionan, sí el contexto, el lugar y el año).

«No sé si no tenía nombre o si no lo recuerdo»

Pero esta historia no es única, ni excepcional, era una situación frecuente que por entonces (2001) expresaba el valor de nacer mujer. La diferencia entre las zonas rurales y urbanas se apreciaba rotundamente, pero tanto en un sitio como en otro la mujer estaba en situación de discriminación y vulnerabilidad.

No puedo asegurar por supuesto que casi veinte años después esto siga ocurriendo en la América Latina empobrecida que conocí de primera mano, pero me inquieta pensar que necesitemos establecer metas, estándares. Que necesitemos reclamar oportunidades para el ejercicio del liderazgo de la mujer. Que contabilicemos las víctimas de violencia de género. O que sigamos explicando las ventajas que representan educar a niñas y niños por igual.

ONU Mujeres lo expresa bien en sus publicaciones.https://www.unwomen.org/es/about-us/about-un-women

En el apartado Acerca de ONU Mujeres, asegura: «La igualdad de género no es solamente un derecho humano básico, sino que su logro tiene muchísimas consecuencias socioeconómicas». Y continúa explicando sobre le estímulo económico y productivo que representa el empoderamiento de la mujer. Sin embargo, la discriminación laboral y las brechas salariales entre hombres y mujeres continúa estando de actualidad, y asegura: «a menudo, no pueden acceder a la educación básica y a la atención médica. Las mujeres sufren violencia y discriminación en todas partes del mundo. Están subrepresentadas en los procesos de tomas de decisiones políticas y económicas».

Garantizar la educación por igual a niñas y niños aún es una tarea pendiente, especialmente en los países en desarrollo o en situación de pobreza. Desde hace mucho la Comunidad Internacional se ha comprometido a considerar la educación de las niñas como un asunto más de los Derechos Humanos, pero a pesar de las innumerables investigaciones, encuentros internacionales o acuerdos, todavía queda por resolverse. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, ha publicado numerosos estudios y entre otros temas ha identificado las ventajas que se derivan de educar por igual a niñas y niños. Las políticas educativas, las perspectivas acerca del desarrollo y las voluntades políticas han estado en el punto de mira desde hace más de veinte años

«Las mujeres sufren violencia y discriminación en todas partes del mundo»

Que habrá sido de María
Anónimo

Mientras, en el mundo se suman creencias populares, prácticas, actitudes culturales, así como reticencias políticas y económicas relativas al género. Todos ellos factores ya más que nombrados y que llevaron a incluir este tema entre los objetivos del milenio. Desde entones, septiembre de 2000, lo acordado en Naciones Unidas continúa siendo un reclamo. Las promesas de crecimiento, de aumento de los niveles de vida y de nuevas oportunidades para todos se han quedado en el camino.

Las brechas económicas y sociales son, si se quiere, cada vez más profundas, o en el mejor de los casos, muy antiguas ya. Promover la igualdad de género es mucho más que un reclamo de la mujer que no excluye a los hombres.

Que habrá sido de María
Anónimo

María nació mujer, y esa realidad lo estableció todo. Nació sin derecho a escoger, a beber, a comer, a estudiar, a crecer junto a sus hermanos. Digamos que al menos, aquella pequeña que conocí, nació sin derecho a vivir.

Texto y Fotografía: Leyanes Yanes 

+ Artículos

3 Comentarios

Comments are closed.

Lo más leido

Zuleima Falcón, del judo al cielo

Zuleima Falcón entró en contacto con el judo a los 6 años. Esta joven deportista grancanaria asegura que fue gracias...

Jorge Hernández: Compromiso e igualdad en el judo

El judo suele pasar desapercibido en los medios de comunicación. A pesar de ser uno de los deportes más practicados...

Y construyó su mundo libre

Entre la arquitectura técnica y la cerámica el tiempo no le alcanza a Claudia Diaz. Mientras comparte con nosotras su experiencia creativa, vamos entendiendo...

Roller Derby: rompiendo estereotipos en el deporte

Que los estereotipos son el pan nuestro de cada día lo sabemos. En algunos ámbitos como el deportivo se ven aún más. Según el...

¿Micro?GRANDES Machismos

Solo en las primeras horas de la mañana, incluso de la madrugada, pequeños gestos hacen la diferencia. Porque si durante la noche el bebé...

Suscríbete

Recibe las últimas novedades

Inicio Es Actual ¿Qué habrá sido de María?