Venecia ahogada en sus aguas

Author

Categories

Share

La emblemática e idílica Venecia ahogada en sus aguas podría  parecer un titular exagerado, pero es eso lo que realmente ha sucedido. Cuentan los medios de comunicación que esta ha sido la peor inundación desde el año 1966. El conocido fenómeno del “agua alta”, la subida de las mareas, llegó a alcanzar la noche de este martes los 187 centímetros.

El diario El Confidencial ha comentado que los daños en la ciudad son evidentes: las románticas góndolas y algunas lanchas andan a la deriva después de haber sido arrancadas de sus amarres; tres vaporetti hundidos y, lo que es peor, un hombre de 78 años ha muerto electrocutado, al sur de la ciudad.

«Esta ha sido la peor inundación desde el año 1966»

Todos miran con preocupación hacia la basílica de San Marcos pues el nivel del agua llegó hasta los 110 centímetros. Las columnas y los mosaicos del suelo acababan de ser restaurados después de la inundación que la afectó en octubre de 2018. El alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, ha denunciado que la ciudad es una zona de desastre y ha pedido al Gobierno que los ayude. “Esto es el resultado del cambio climático”, ha sentenciado Brugnaro.

Venecia ahogada en sus aguas

Por su parte, Pierpaolo Campostrini, uno de los llamados procuradores de San Marcos, ha expresado su gran preocupación porque “no existen sistemas de defensa cuando el agua es tan alta”. En numerosas zonas de la ciudad se han producido apagones y el agua ha entrado prácticamente en todos los edificios del centro, hasta en los hoteles de lujo.

Vaporetti en Venecia

Venecia ahogada en sus aguas

La paz de la romántica Venecia se rompió cuando sus habitantes escucharon las sirenas que avisaban la subida de la marea. Y las previsiones no son halagüeñas: la luna llena, el temporal y los vientos del sur continuarán “engordando” el acqua alta durante toda la semana.

La palabra ‘desastre’ está en boca de casi todos los venecianos que rezan para que la Ciudad de los Canales no se quede para siempre dormida bajo las aguas. Su encanto y su inigualable patrimonio artístico merecen que el sistema Mose, tres barreras de diques submarinos que se comenzaron a construir en 2003 y que, según publica La Vanguardia, ha sufrido numerosos retrasos por errores de diseño y casos de corrupción, ponga fin a la espada de Damocles que levita siempre sobre la cabeza del pueblo veneciano.

«El nivel del agua llegó hasta los 110 centímetros en la basílica de San Marcos»

El Gran Canal en Venecia

Comentario: Belkys Rodríguez Blanco

Fotos: El Confidencial / Belkys Rodríguez y Ramón Rivero

Author

Share